La alarma más innovadora garantiza la seguridad de los niños frente a los accidentes domésticos

En más de ocho millones de hogares españoles vive uno o más niños. Los menores de cinco años sufren el 53% de los miles de accidentes domésticos que cada año se producen en nuestro país. Quemaduras, intoxicaciones, caídas… son resultado de hechos involuntarios o accidentales ante los que hay que adoptar medidas preventivas para garantizar la seguridad de los niños.

De los 18.406.100 hogares que hay en España, 6.228.800 están habitados por parejas que conviven con hijos, según cifras del INE correspondientes a 2016. De ellos, en 2.878.400 viven parejas con un hijo; 2.781.000 están habitados por parejas con dos hijos y 569.400 lo están por parejas con tres o más hijos. Además, 1.964.900 hogares más son monoparentales (viviendas habitadas por un adulto con hijos). Es decir, que en nuestro país hay 8.193.700 hogares en los que vive algún niño o, lo que es lo mismo, en el 44,5% de los hogares españoles, la seguridad de los niños es un tema relevante.

Como explica el Informe mundial sobre Prevención de las lesiones en los niños, elaborado por Unicef, ese tipo de accidentes suponen un 9% de las muertes infantiles en todo el mundo; son la primera causa de fallecimiento de niños en los países desarrollados. En nuestro país, según el estudio Riesgos y accidentalidad en los hogares españoles elaborado por Línea Directa, cada año se producen miles accidentes en el hogar, de los que el 53% los sufren menores de cinco años. Los accidentes más frecuentes son los ocasionados por intoxicaciones, quemaduras, caídas accidentales, ingestión de cuerpos extraños que provocan asfixia y/o atragantamiento, rotura de cristales o caída de objetos pesados. Este tipo de sucesos ha provocado la muerte de más de 800 niños en España en la última década. El 90% de estas lesiones, como explica el informe de Unicef, son resultado de hechos involuntarios o accidentales, por lo que sugiere que se puede actuar para prevenirlas.

La seguridad de los niños es un asunto en el que Securitas Direct lleva trabajando muchos años. En consecuencia, ha ido incorporando a su alarma Verisure dispositivos que garantizan la seguridad de los niños y su bienestar al poder ser controlados, incluso, desde cualquier parte del mundo. Entre estos dispositivos se encuentran los siguientes:

  • Un panel de control portátil con sistema de habla/escucha, por lo que el niño puede estar en permanente con sus progenitores y con los profesionales de la Central Receptora de Alarmas (CRA) de la compañía, que está operativos las 24 horas del día y todos los días del año.
  • Videocámaras de vigilancia que permiten obtener imágenes de los niños en las instancias de la vivienda en las que estén instaladas.
  • Detector de incendios que se activa la alarma con el humo que pueda provocar, por ejemplo, un accidente doméstico en la cocina.
  • Detector de inundaciones que, colocado en el lugar adecuado –a poca altura del suelo-, dispara la alarma en la CRA en cuanto el nivel del agua llegue al dispositivo para garantizar la seguridad de los niños.
  • Lector de llaves electromagnético. Cada niño tendrá su propia llave para que, sin necesidad de recordar complejos códigos, pueda acceder y salir de la vivienda con solo pasar su llave por el lector. Además, este dispositivo, por ejemplo, permite tener un control de los horarios de entrada y salida de la persona que cuida al menor en caso de ser necesario.
  • Aplicación My Verisure. Permite a sus progenitores activar y desactivar todos los dispositivos de la alarma en cualquier momento y desde cualquier parte del mundo. Así, si lo estima necesario, puede activar las videocámaras de la vivienda para tener contacto visual con el menor siempre que se desee.

También te puede interesar