Nuestros trabajadores comparten sus experiencias en la CRA de Securitas Direct

“Todas las incidencias son reales hasta que no se demuestra lo contrario”.

Así lo afirma el equipo de trabajadores de la Central Receptora de Alarmas (CRA) de Securitas Direct, quienes está en permanente estado de alerta. Viven experiencias en algunos casos impactantes, ya que hasta incluso han llegado a salvar vidas.

Los trabajadores de la CRA de Securitas Direct gestionan más de 300 millones de señales telemáticas al día; más de 15 millones de saltos de alarma e intrusión al año, y más de 41.000 saltos de alarmas diarios, con un tiempo de respuesta inferior a 29 segundos.

Estas son algunas de sus experiencias, contadas en primera persona:

“Poder ayudar a la gente es lo que más me motiva. Muchas veces, de nuestro trabajo depende el evitar un robo hasta ayudar a una persona que está en su casa y tiene un intento de intrusión o, simplemente, una emergencia médica”, explica Ester Lloreda; “Estamos siempre las 24 horas del día, atendiendo por si necesitan ayuda. Siempre estamos en tensión por si ocurre algo”, añade Belén Boza.

Los trabajadores de la CRA de Securitas Direct tienen muy interiorizado el lado más humano de su trabajo: “Me motiva el saber que siempre podemos ayudar a una persona, bien porque haya sufrido desgraciadamente un robo o un altercado en su negocio”, David Tajahuerce. Como explica también Teresa Cabezón, “todas las incidencias son reales hasta que no se demuestra lo contrario. Sentimos una gran emoción al poder ayudar a alguien en un momento que es realmente crítico, sobre todo, cuando eso sucede y se encuentra en su domicilio y con su familia”. “Es una gran responsabilidad trabajar con la seguridad de nuestros clientes y saber que una actuación nuestra puede salvar una vida”, puntualiza Enrique Olmedo.

Muchos de los trabajadores de la CRA de Securitas Direct han vivido experiencias límite: ¿cómo fue tu primer salto de alarma real? “Fue una señal de socorro. Se necesitaba una ambulancia y el familiar del cliente se desmayó y automáticamente pulsaron el botón SOS y me facilitaron la información de lo sucedido a través de la central y di aviso a Emergencias en el 112. A continuación, llamé de nuevo al cliente para darle apoyo y soporte hasta que llegaran a su domicilio los servicios de Emergencia”, comenta Ester Lloreda.

“Se trataba de una casa en la que estaban entrando unas personas y se encontraba la familia en el interior. Tuvimos que estar pendientes de que estuvieran protegidos, de que no se expusieran al peligro de la intrusión, coordinar a su vez a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y tranquilizar al cliente y acompañarles en todo momento mientras se sentían en peligro” añade Enrique Olmedo. “El que más me marcó fue el caso de un cliente de Catalunya, que se llamaba Josep, y que tuvo un intento de intrusión real con toda su familia dentro del domicilio. Entraron cuatro hombres en su domicilio y recuerdo muy bien la conversación que tuve con el… Se creo una complicidad entre los dos que recuerdo con mucho cariño”, explica Teresa Cabezón.

Es este vídeo verás las experiencias contadas por el equipo:

También te puede interesar