La importancia de reconocer el talento

En el año 2013 el jugador de baloncesto Stephen Curry finalizaba contrato con la marca de zapatillas deportivas que le patrocinaba. Stephen estaba contento y estaba interesado en continuar con ellos. Sin embargo, la marca no parecía estar muy interesada. Él y su representante les citaron en varias ocasiones sin resultados hasta que finalmente se reunieron. Los dos ejecutivos que enviaron se mostraron poco agradables con él, le llamaban constantemente Steve, hecho poco adecuado pues recordaba a un personaje de televisión bastante torpe. Además, parecían desconocer cuál había sido la evolución deportiva de Stephen y su potencial.

Tras aquella reunión, decidieron pedir ofertas a otras marcas. se presentó una  que no era de las más conocidas pero estaba creciendo mucho. No solo le ofrecieron un contrato de 4 millones de dólares sino que mostraron un compromiso con él, con su carrera y hasta con su familia que no había tenido antes.

Aún así, la marca que patrocinaba a Stephen tenía derecho de tante,o así se les informó de ello, pero declinaron continuar patrocinándole.

Hoy, Stephen Curry es el mejor jugador de la NBA y ha sido candidato a Mejor Deportista del año en 2015 y 2016. Según los analistas el valor actual de la relación entre él y su nueva marca patrocinadora supera los 14.000 millones de dólares.

Esta historia ilustra la importancia de ser capaz de reconocer el talento y comprometerse con él. En ocasiones no tener tiempo para ello puede suponer una gran pérdida en el futuro.

 

Daniel Andrino – Jefe departamento formación